Tras el anuncio de la Administración de Trump de retirarse del Acuerdo Climático de París, jóvenes líderes latinoamericanos, provenientes de 18 países, representando una amplia gama de sectores, credos y espiritualidades del continente, demandan acciones para enfrentar el cambio climático e invitan a todas las personas de fe en América Latina y el mundo a unirse, firmando la declaración la cual emitieron en mayo durante la primera convergencia ambiental interreligiosa de líderes jóvenes en Río de Janeiro, Brasil.

La Declaración de la Convergencia Ambiental: Fe y Clima, Aguas Sagradas, afirma la urgente necesidad de acciones ambiciosas para enfrentar el cambio climático y proteger las fuentes de agua, reconociendo a ambas como sagradas y fundamentales para la vida.

“Estamos muy claramente en una bifurcación en el camino de la historia de la humanidad y de la Tierra, nuestro hogar común,” comienza diciendo la declaración.

La declaración refleja el compromiso espiritual entre una nueva generación de líderes contra los asaltos al medio ambiente por las actividades humanas.

“Sentimos que somos el presente y el futuro de nuestras naciones y ahora es el momento de hacer una convergencia mundial interreligiosa en favor del ambiente del cual somos parte, tornándose en protagonistas en la defensa de nuestro planeta,” dice la declaración.

Entre los y las firmantes presentes durante la reunión en Río de Janeiro, están 68 líderes religiosos de 16 diferentes credos y espiritualidades. A este primer grupo se unieron Alirio Cáceres Aguirre, Diácono de la Arquidiócesis de Bogotá, Colombia, representando CELAM, el Consejo Episcopal de Obispos Latinoamericanos; Raúl Rosales, Secretario Ejecutivo del Centro Ecuménico Diego de Medellín, Chile; Clemir Fernandes, investigador del Instituto para el Estudio de la Religión, Río de Janeiro, Brasil; Muhammad Rumie, del Centro Islámico, Santiago de Chile, otras y otros.

El Diácono Cáceres Aguirre reconoce la declaración desde el espíritu de la Encíclica Laudato Si’, la carta ambiental del Papa Francisco, lo cual es una “señal de esperanza” para él.

Clemir Fernandes, investigador del Instituto para el Estudio de la Religión, una organización que convoca diversos líderes religiosos seniors a través de su iniciativa Fe y Clima, aplaude la nueva generación de líderes. “Como habitantes de este planeta, tenemos una sola opción y el tiempo es ahora para unir esfuerzos y fe… en la lucha por la preservación y el cuidado de este bien común,” dice.

La declaración insta firmemente a los gobiernos a “dirigir sus políticas hacia el pleno cumplimiento del Acuerdo de París, con el objetivo de evitar un aumento de la temperatura media mundial”. “Esto contrasta claramente con la Administración de Estados Unidos que ha anunciado sus planes de retirarse del acuerdo global, marginando a Estados Unidos en la comunidad global”, dice Neddy Astudillo, ministra presbiteriana y coordinadora del programa de GreenFaith Latinoamérica, convocante de los grupos religiosos que organizaron el evento.

Sherly Echeverria, joven evangélica de Lima, Perú, salió de la reunión decidida a continuar su labor por la justicia climática. “El sufrimiento y el grito de la tierra es razón suficiente para que podamos trabajar en conjunto y lograr grandes resultados”. Juan Jesús Milling, Brahma Kumaris de México siente lo mismo. “Esta convergencia renace y alimenta en mí la llama de ser un mensajero de esperanza”.

“El desarrollo del movimiento ambiental interreligioso en America Latina nos permite comenzar a sanar nuestras raices y relaciones al reconocernos como miembras y miembros de una misma tierra,” dice Astudillo, quien invita a personas de todas las edades y denominacionas a unirse a esta juventud activista y a firmar la Declaración Fe y Clima: Aguas Sagradas.

La Convergencia fue co-patrocinada por la Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos, el Consejo Latinoamericano de Iglesias, el Instituto para el Estudio de la Religión (Brasil), el Centro Ecuménico Diego de Medellín (Chile), la Red Eclesial PanAmazónica, Gestáo de Interesse Público (Brasil), Consejo Interreligioso del Perú, Red Iglesias y Minería, Centro Evangélico de Estudios Pastorales en Centroamérica (Guatemala), Consejo Episcopal Latinoamericano, Misioneros Claretianos JUPIC (Chile), Mesa Ecoteológica Interreligiosa de Bogotá (Colombia), y la Red Juvenil de América Latina y el Caribe de Religiones por la Paz.

 

CompartirEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter