SOBRE EL PROYECTO JUVENTUD POR ECO JUSTICIA Y PAZ 
#DesafioQueAceptamos

 

JENNY

Es muy importante que los jóvenes comprendamos y nos apropiemos de las realidad es en la que vivimos. El  encuentro regional “Juventud por Eco justicia y paz, nos reta a no ser simple espectadores en esta sociedad, a no conformarnos con las desigualdades y las injusticias, a no ser indiferentes ante el clamor de la naturaleza; maltratada, contaminada, y explotada, a no ser indiferentes ante el clamor de las víctimas de la guerra y a ante los que anhelamos la paz. Nos hemos acostumbrado a escuchar sobre todas estas problemáticas a nivel mundial; científico, filósofos, políticos, economistas, teólogos entre muchos otros, una y otra vez  pero no cambiamos nuestra manera de pensar para empezar a mejorar nuestra manera de vivir desde nuestras casas, universidades, iglesias y comunidades.

Este encuentro nos desafía a nosotros los jóvenes a  luchar en contra del conformismo, a dejar de ser oidores, a empezar a ser hacedores de cambio, no con  las futuras generaciones el reto es empezar a cambiar a la generación presente, a reconocer que no estamos obrando de manera correcta con la creación,  a trabajar en red para enderezar un poco lo que con nuestras acciones y omisiones hemos destruido.

No se conformen a este mundo,  si no cambien su manera de pensar para cambiar su manera de vivir y comprueben la voluntad de Dios. Romanos 12-2 

Jenny Fernández Lugo

Miembro del MEC Colombia

JorgitoEl Encuentro Regional “Juventud por Eco Justicia y Paz” #DesafioQueAceptamos desarrollado entre el 15 y el 18 de agosto de 2017 en la ciudad de Barranquilla, Colombia, fue una oportunidad para acercarnos y debatir sobre los contextos que vive América Latina hoy. Confrontar nuestras realidades desde una visión ecológica, con perspectiva de género, igualdad de derechos y justicia social, nos permitió vernos como juventud que puede y necesita generar cambios mediante la denuncia y el actuar. Es urgente crear nuevas tendencias y alternativas frente a los patrones dominantes de producción y consumo que provocan en el planeta una creciente desigualdad social, extinción masiva de las especies, contaminación y agotamiento de los recursos naturales. No podemos permitir que las guerras y los conflictos armados sigan destruyendo comunidades, pueblos, países, y con ellos su cultura, marcando cada vez más las diferencias entre ricos y pobres, siendo estos últimos los que mueren a causa del sufrimiento, la injusticia y la ignorancia. Aun cuando hemos llegado a una situación límite, existen medidas que de ser implementadas cuanto antes, pueden mejorar la situación del planeta.

“Juventud por Eco Justicia y Paz” está apostando por un cambio de mentalidad, por el bien común,  por el  buen vivir antes que por el vivir bien, por el Ser antes que el Tener. Apostamos por una sociedad que reconozca y  respete los derechos de la naturaleza, donde lo Sagrado involucra la Tierra, la Justicia y la Paz, donde construyamos relaciones justas con toda la creación, rechazando el  antropocentrismo que se impone hoy desde el mercado y el capitalismo, pero también desde la ciencia y la religión, aunque algunas veces no lo parezca. Queremos que se creen relaciones justas también entre los seres humanos, más allá del color de la piel, identidad de género, orientación sexual, procedencia, nacionalidad y todas las características que nos hacen diferentes y únicos a la vez.

Trabajar cada día por logar todo esto es el reto que tenemos por delante, el desafío que nos asegurará la vida plena para todas y todos, como afirma el texto de Isaías 32.17: “Y el efecto de la justicia será la paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre”.

Jorge González Núñez

Miembro del MEC de Cuba

ESPACIO SOBRE EL ACUERDO DE PAZ ENTRE LAS FARC Y EL GOBIERNO NACIONAL DE COLOMBIA 

EDITH_optEn el marco del encuentro regional Juventud por Eco-justicia y paz: El Desafío que Aceptamos tuvimos la oportunidad de hablar sobre el proceso de paz en Colombia y como se ha desarrollado durante el último año, con la aprobación de los acuerdos y el proceso de transición que están pasando los integrantes del grupo revolucionario FARC- EP. Durante una de las sesiones nos acompañó Lucas, perteneciente del grupo que está en la costa viviendo la reincorporación y transición a la sociedad civil, quién contó el proceso que ellos han vivido en la costa atlántica del país, con las zonas veredales, lugar en donde han vivido estas personas desde la decisión de diálogos de negociación.

La participación de Lucas y sus respuestas a las diferentes preguntas que realizamos los participantes, fue de mucho enriquecimiento para las personas que no tenían mucho conocimiento sobre lo que ha significado el proceso en Colombia, él dejo ver que no ha sido un proceso fácil, pero que desde las dos partes se comprometan a cumplir los acuerdos será un momento importante para el país. Es claro que para el grupo de las FARC no ha sido fácil la transición, pues tienen temores sobre su seguridad y los cambios que tendrán que vivir desde su reincorporación a la sociedad civil, lo que deja un compromiso grande para el gobierno, pero también para todos y todas en el país, como decía Lucas es importante pensar en seguir pidiendo perdón, pero también en perdonar e iniciar a caminar juntos y juntas hacia la paz, creyendo que es posible la reconciliación.

Escuchar el testimonio de personas que han estado dentro del proceso de guerra y ahora la construcción de la paz, ayuda a ver este proceso desde lo humano, teniendo rostros que cuentan las historias, y no las voces agudas de los medios de comunicación. Los espacios en el encuentro nos dejaron ver la realidad desde los ojos contextuales y vivientes, donde la sensación de aprendizaje y construcción colectiva generan sentires que nos llevan a pensar en un trabajo real desde la gente y con la gente, donde la paz se vea en las realidades diarias, donde nosotros y nosotras tenemos importantes roles en los cambios que podemos generar desde nuestras acciones cotidianas.

Edith Johana Muñoz

Miembro del MEC Bogotá

IMPACTO Y PERSPECTIVAS DEL ENCUENTRO

DSC_0335_opt-minEl grito de auxilio del planeta es inminente. Toda la vida se extingue poco a poco y lo puedo sentir en mi cuerpo y mi alma de mujer- joven estudiante-creyente y junto a ese grito yo también quiero gritar, que me asusta, que no sé  que hacer, que la inmensidad del problema me supera y me abruma. Y sin embargo, la magia que hay en los lazos  y los puentes que construimos con otros humanos volviéndonos comunidad y formándonos – superando las fronteras, las nacionalidades, las edades, las creencias y todo lo que en otros modos podría  separarnos y enajenarnos – esa magia me llena, me fortalece y me hace pensar que soy una y muchas a la vez. Es por eso que el desafío que acepto  es el de la esperanza que se mueve, el desafío de retomar el cariño a lo pequeño y de dar valor a las pequeñas  grandes luchas que engrandecen y nutren a la creación , de seguir construyendo comunidad desde los valores de la justicia, la paz, la transparencia, la solidaridad y la verdad.

Diana Cruz Celis 

Miembro del MEC Bogotá

El enDSC_0025_optcuentro en Barranquilla fue retador en todo sentido, pues me ayudó a conocer otras realidades latinoamericanas, a tener mayor conciencia sobre el deterioro ambiental, a renovar mi lectura bíblica al respecto y a decidirme a hacer ciertos cambios necesarios en mi estilo de vida. La idea ahora es poder plasmar ello en la sociedad y en las iglesias. Considero que estamos llamados a ser ese agente que lucha por un mundo más justo y pacífico, donde la ética pueda desarrollarse conjuntamente con las ciencias ecológicas y económicas. Confío en el esfuerzo de todos los mequenses para poder aportar y alcanzar los objetivos trazados por la FUMEC y sus movimientos locales.

Carlos Tristán

Miembro del MEC Perú

DSC_0644Uno de los aportes que más debemos rescatar de Orlando Fals Borda, si queremos encontrarnos en el ecumenismo, es su amistad personal, académica y de acción con Camilo Torres Restrepo y Eduardo Umaña Luna. Juntos no sólo fundaron la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia sino que han sido derroteros del pensamiento social del siglo XX en Colombia y Latinoamérica.

Basar nuestras acciones proféticas en defensa de los derechos de la naturaleza, además porque somos parte de ella, en la complicidad amorosa de la amistad será entonces el #DesafioQueAceptamos a partir de lo vivido en Barranquilla: Lecturas populares, lecturas de la realidad y propuestas por un mundo mejor posible, llegaran a feliz término si practicamos las relaciones de amistad ecuménica.

Andrés Molina

Miembro del MEC Bogotá

El encuentro regional fue uDSC_0392_optn espacio que nos motivó a seguir trabajando alrededor de la ecología, justicia y construcción de paz. Si bien compartimos dificultades en nuestra región, ningún país es igual a otro, sin duda compartir todas las experiencias que se viven desde nuestros contextos origina nuestro deseo de poder concientizar más acerca de estos y otros temas que son parte de nuestra realidad, para que nosotros desde el lugar donde nos encontremos podamos contribuir a que nuestra sociedad pueda ser mejor.

Luz Ely Ticona Mamani

Miembro del MEC Bolivia

DSC_0665_opt

Fue grato poder reunirnos con nuestros amigos y amigas de diferentes naciones de América Latina y el Caribe en el encuentro regional Juventud por la eco justicia y paz, organizado por la  FUMEC-ALC y la Corporación Universitaria Reformada, en la ciudad de Barranquilla del 15 al 18 de agosto. Encuentro que nos alentó a construir paz con justicia social, para la transformación de los diferentes contextos en América Latina y el Caribe. La paz no es solo un derecho consagrado en la Constitución política de Colombia y en tratados internacionales, es también una construcción colectiva que tiene como soporte el respeto a los derechos de cada persona y las comunidades para que haya justicia para todos los seres humanos. La paz es un deber que tenemos que construir, en comunidad y con nosotros mismos.  Es importante adquirir y promulgar, el rechazo de la violencia y conflictos, tratando de atacar sus causas para la solución de los problemas mediante el diálogo y la negociación entre las partes, teniendo en cuenta los derechos humanos, para vivir en un ambiente libre de conflictos y en paz.

“No hay un camino para la paz, la paz es el camino.”

Juan Lucas Jiménez Cárdenas

Miembro del MEC Barranquilla 

DSC_0114_optFue un valioso espacio de formación, intercambios de experiencia, conocernos, crear amistades, hermanarnos y del exponer nuestras realidades y contextos latinoamericanos, nuestras luchas, sueños y esperanzas; Escuchamos conferencias que nos confrontan a trabajar de forma articulada:  “porque las acciones pequeñas aunque importantes ya no pueden estar aisladas frente a la contaminación, calentamiento global, minería, fracking, depredación de los recursos, agotamiento de las Bioreservas,  las grandes maquinarias de los monstruos globales que amenazan, deterioran y día a día  violan  a nuestra madre tierra, la pacha mama, a el planeta y única casa común”. El ser humano sigue ejerciendo una relación de dominio, de señorío, subyugación y esclavitud sobre la creación.

Fuimos retados con historias de perdón, superación de la violencia, resiliencia y triunfo de la vida sobre la muerte. Ahora sé que “solo con la búsqueda, construcción y práctica de Paz se pueden transformar los corazones heridos y devolver la sonrisa a las almas desesperanzadas por el conflicto y la muerte y reconciliarse nuevamente con la vida”.

Como Mequenses nuestras tareas y compromisos se reafirman y hoy desde cada una de nuestras latitudes y espacios, trabajamos, nos solidarizamos y clamamos, a una sola voz por el #DesafioQueAceptamos

Johana Nuñez Olaciregui

Vocal Mesa Directiva FUMEC ALC 

Mec Colombia/Barranquilla

CompartirEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter