Para: FUMEC- ALC. A propósito del encuentro “Juventud por Eco Justicia y Paz #DesafioQueAceptamos.

Por: Julio César González – Iglesia Presbiteriana de Venezuela.

Caracas, agosto de 2017

#DesafioQueAceptamos

“… y si El te llama, dirás: “Habla, Señor, que tu siervo escucha.”  1Samuel 3:9

DSC_0662

El Dios de la vida, promotor de encuentros, una vez más nos reúne para desafiarnos; en la Puerta de Oro de Colombia, la bella ciudad de Barranquilla, en el mover del Espíritu de vida, creador y liberador, los jóvenes de FUMEC-ALC, representantes de movimientos de distintos países de la región, hemos coincidido en el llamado a reflexionar en torno a la ecojusticia y la paz, en el llamado a juntar esfuerzos para construir el mundo que queremos, en el llamado  a reconocernos en medio de nuestra diversidad, en el llamado a tener esperanza en otra sociedad posible. La realidad que vive toda la creación, nuestra América Latina, nuestra juventud, nos exigen hoy  escuchar ese llamado y responder con voz alta y firme.

Hoy más que nunca la juventud cristiana tiene un rol fundamental en la sociedad latinoamericana, necesitamos portadoras y portadores de buenas noticias de esperanza en un mundo mejor. Nuestro contexto demanda mucho más que discursos y declaraciones, requiere acción y compromiso, elementos que esta juventud está asumiendo con coraje, las nuevas generaciones son elemento clave para las luchas del presente, no son el relevo del mañana, ni el futuro, son el presente que está caminando y moviendo las bases de los pueblos.  Hoy cuando los altos funcionarios políticos del mundo llaman al conflicto y a la guerra, hoy cuando los ecosistemas son destruidos por los intereses de una economía perversa, hoy cuando líderes sociales son desaparecidos, campesinos asesinados y muchas voces calladas, lo que estamos escuchando es el grito desesperado de toda la creación que se une para llamarnos a trabajar a favor de la justicia y la paz, es esta la misma voz del creador.

El juntarnos alrededor de nuestra fe se convierte en parte de este llamado, entre sonrisas, sueños, ilusiones y esperanzas compartidas, los jóvenes de los distintos movimientos somos una luz en medio de la oscuridad, somos los que hemos dicho “Habla, Señor, que tu voz queremos escuchar”, los que con voz clara y firme decimos “Sí, Señor, estamos dispuestos a aceptar el llamado”, el llamado que reafirmamos en Barranquilla a construir paz en nuestros contextos, el llamado que se sigue renovando en cada lucha y en cada corazón que ha sido confrontado a partir del encuentro, seguimos trabajando a favor de la vida y la esperanza en un mundo más justo para toda la creación, el dar respuesta al llamado de nuestro creador es el #DesafioQueAceptamos.

 

CompartirEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter