Buenos Aires 20 Septiembre 2017

En el día de ayer, 19 de septiembre de 2017 un terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter sacudió México, teniendo su epicentro cercano a la ciudad de Puebla y afectando varios Estados contiguos incluyendo la Ciudad de México. La misma fecha, pero 32 años después del terremoto del año 1985 que dejó como víctimas a más de 10 mil personas.

Según informan medios oficiales,  el terremoto viene dejando un saldo de 225 muertos, miles de heridos, construcciones y edificios totalmente desplomados y personas que aún se encuentran atrapadas o desaparecidas. En la Ciudad de México cerca de 40 edificios se han derrumbado completamente y cientos de construcciones han sufrido roturas o están severamente dañadas.

Desde la FUMEC oramos por nuestro movimiento en México, el MEC por la equidad, y por todos los amigos y amigas Seniors de la FUMEC en México. Pedimos por aquellos que han sufrido daños en sus viviendas, aquellos que no encuentran a sus familiares y amigos,  aquellos que están colaborando con las tareas de emergencia, y acompañamiento social a las victimas más directas, para que Dios de la Vida les acompañe en esta tarea, les reconforte y les de Paz.

“Dios bueno, sabemos que tú nos invitas a escuchar y dejarnos convocar por los gemidos de la tierra, te pedimos perdón por los dolores que le hemos ocasionado a tu creación. Te pedimos que seas ese Dios que acoge, que sana, y reconforta en medio de tanto dolor, que han sentido nuestros pueblos al ser dañados en los últimos días por huracanes y terremotos. Pedimos que tu gracia y tu misericordia nos alcance y nos devuelva la esperanza. Especialmente te pedimos por México, y por tantas personas que en poco tiempo han perdido a sus seres queridos, sus casas y tantas otras cosas sagradas. Permite que seamos canales de tu amor para aliviar el temor y curar las profundas heridas. Reconocemos que los terremotos y huracanes han dejado a su paso desolación y destrucción pero también gestos de solidaridad, hospitalidad. Te damos gracias por las manos que se han extendido generosamente y permite que seamos más conscientes de nuestra irresponsabilidad y de nuestra responsabilidad. Ayúdanos a seguir adelante, dándolo todo para consolar y sanar y también para plantar, preservar, ahorrar y vivir en forma sagrada. Con toda la fe y esperanza necesaria en un momento como este y en el nombre de Jesús. Amén.”

Por la Mesa Directiva de la FUMEC ALC

Sarahí García Gómez

Presidenta Mesa Directiva

Marcelo Leites

Secretario Regional FUMEC ALC

Fuente imagen: El espectador

CompartirEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter