Llamado de la Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos y el Movimiento Ecuménico de la Juventud Palestina
Desde el 30 de marzo, palestinos en Gaza han estado ejerciendo su derecho a protestar marchando por el derecho a regresar a sus hogares, de donde fueron expulsados ​​forzadamente por el estado de Israel. Estas apropiaciones de tierras se utilizaron para crear asentamientos israelíes como resultado de las transferencias de población, constituidas como crímenes de lesa humanidad en artículo 7 del estatuto de Roma, ya que dieron lugar a una limpieza étnica de los palestinos de la tierra. En 1948, la ONU aprobó la resolución 194 que acordaba que los refugiados deberían tener derecho a regresar a sus aldeas, una resolución que Israel sigue ignorando.
Desde el comienzo del Gran Retorno de marzo, las fuerzas israelíes han matado al menos a 111 palestinos y han herido a unas 12,000 personas. Lo peor de estos días tuvo lugar el mismo día en que la embajada de los Estados Unidos fue trasladada de Tel Aviv, la reconocida capital de Israel, a Jerusalén, mientras los Estados Unidos reconocían a Jerusalén como la capital de Israel. En este día, el lunes 14 de mayo, 62 palestinos fueron asesinados y alrededor de 2.700 personas fueron heridas.
Estados Unidos anunció su completo apoyo y alianza con Israel y habló de la importancia de los derechos humanos tanto para Estados Unidos como para Israel. Hablaron de esto a menos de 80 kilómetros de distancia de donde 62 civiles desarmados estaban siendo asesinados. Estos hechos tuvieron lugar el día antes del día de Nakba. Nakba es la palabra árabe para catástrofes y este día marca el 70 aniversario de la expulsión de más de 750,000 palestinos de sus hogares. Israel celebra esto como su Día de la Independencia.
• Condenamos el ataque sistemático israelí a los civiles palestinos y la violación del derecho internacional humanitario que se suma al crimen de lesa humanidad, también denunciamos la complicidad de la Administración estadounidense en estas violaciones y la forma en que la ONU no logra avanzar en el proceso por la justicia y la paz en la región debido a la hegemonía y el veto estadounidenses.
• Pedimos que se solidaricen con el Movimiento Ecuménico de la Juventud Palestina y con el pueblo palestino para condenar al Estado de Israel por sus crímenes contra la humanidad, sus apropiaciones ilegales de tierras y transferencias de población. Esperamos que la comunidad internacional no simplemente diga “esto es malo” y luego se aparte para ignorar las injusticias y la violación de los derechos de nuestro pueblo. Le pedimos que se solidarice con nosotros y que luchen por nuestros derechos humanos y el derecho de las personas a vivir en plena dignidad.
• Pedimos que protesten y muestren su apoyo y solidaridad al pueblo de Palestina en su búsqueda de justicia y libertad. Escriban a sus gobiernos pidiéndoles que presenten una protesta diplomática ante las acciones de Israel ante la ONU para lograr que el embajador de Israel asignado en su país demuestre que su país no aprueba las violaciones de los derechos humanos.
Movimiento Ecuménico de la Juventud Palestina
Georgine Kengne Djuetane
Presidenta Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos