Ailin Monti en la 1er reunión para la reactivación del MEC Arg

Mi nombre es Ailin Monti, tengo 25 años y pertenezco a una Iglesia Evangélica protestante en Argentina (Iglesia Evangélica del Rio de la Plata). Desde hace dos años tuve la suerte de conocer a la FUMEC a través de su Secretario Regional en un encuentro amplio que realizamos con la juventud de mi Iglesia. En dicho encuentro, algunxs (1) de mis compañerxs y yo supimos del trabajo de la FUMEC y de sus identidad, así como también de la posibilidad de colaborar en la reactivación del MEC en Argentina. A partir de allí me sume de forma activa a la mesa de trabajo y nos pusimos en campaña para reactivar este espacio, que me resultó de mucho interés. Desde hace dos años venimos realizando algunos encuentros con el objetivo de seguir sumando personas a la mesa de trabajo, pero sobre todo con la gran necesidad de juntarnos y de repensarnos como jóvenes cristianos en un contexto global y regional complejo.

El primer año realizamos algunos encuentros con la idea de presentarnos entre todxs y de presentar a la FUMEC, mientras que el segundo año ya nos dedicamos de lleno a pensar desde una perspectiva juvenil, cristiana y latinoamericana a los Fundamentalismos y la violencia que generan y que se están imponiendo fuertemente en la región.

En el encuentro que realizamos en el primer semestre del 2019 pudimos trabajar los fundamentalismos en sentido general con ayuda de teólogos y especialistas de la comunicación, y luego, nos dedicamos a pensar fuertemente a los fundamentalismos religiosos a partir del estudio de la biblia que hoy por hoy se expanden con gran rapidez en la sociedad Argentina y que momento a momento marcan agendas y movilizan masas.

En lo personal, habiendo formado parte no solo del encuentro en sí, sino del proceso de coordinación de dichos encuentros fue de mucho enriquecimiento. Pude, en el proceso, aportar herramientas de lo que a nivel teórico aprendo en mi formación profesional -como educadora popular- para el armado de los encuentros y pude enriquecerme de lxs demás integrantes de forma recíproca.

Senti-pienso a nivel personal que este espacio que nos encuentra (el MEC), que es juvenil y que tiene una perspectiva cristiana ecuménica, no solo nos brinda herramientas para seguir repensándonos como jóvenes cristianos en el hoy, sino que tiene un potencial de incidencia en el espacio público que me parece de fundamental necesidad en un contexto que la voz mayoritaria cristiana en el espacio público, es una voz que vulnera derechos y moldea comportamientos desde una moralización de las conductas.

Para nosotros y nosotras Jesús nos invita a amarnos y a salvarnos entre todxs, si hay unx que queda por fuera, ningunx es salvo… y en este contexto, el coronavirus nos desafía justamente a eso, a que nadie quede afuera. Escribo hoy desde mi casa, en una cuarentena total que creo nos invita a repensarnos como humanidad toda.

Les abrazo en cristo Jesús,

Ailin
Integrante del MEC Argentina

 

(1) En la presente carta tome la decisión de utilizar el lenguaje inclusivo. Su propósito es adscribir a un uso no sexista del lenguaje. Entiendo que permite visibilizar aquello que, de lo contrario, quedaría invisibilizado: la diversidad sexual y la igualdad entre los diversos géneros.