Roma, Abril 6, 2020

Mediterranean Hope (MH) es un proyecto humanitario de la Federación de Iglesias Evangélicas en Italia (FIEI). Su objetivo principal es apoyar a las y los migrantes de diferentes maneras, desde la provisión de una ruta segura a través de un corredor humanitario para zonas de Guerra (como de Siria a Italia), hasta el acompañamiento en la el proceso de inclusión de los migrantes en la sociedad italiana.

Se trabaja mucho en el sur de Italia, donde las y los inmigrantes llegan por primera vez y muchos de ellos encuentran trabajo en la agricultura, uno de estos lugares es Piana di Gioia Tauro, un área situada en la costa occidental de Calabria, la “punta del pie” de Italia. Obviamente, el trabajo de Mediterranean Hope se ha visto afectado por la pandemia de la COVID-19, con esfuerzos y suministros perdidos como máscaras, guantes y desinfectantes para manos que son cada vez más difíciles de encontrar y entregar a los lugares de trabajo en el campo al sur de Italia.

Las y los trabajadores del programa de migrantes y refugiados de la FIEI, a saber, Mediterranean Hope (MH), han estado ocupados distribuyendo máscaras quirúrgicas, desinfectantes para manos, alimentos y otras necesidades a los trabajadores y trabajadoras, así como a otras familias en dificultades. En estos días, Ibrahim Diabate y Francesco Piobbichi, quienes han estado trabajando desde septiembre pasado en Piana di Gioia Tauro, están distribuyendo varios productos a los jornaleros.

Siguen entregando mascarillas, desinfectantes y otras necesidades. “Hemos llevado víveres a un centenar de trabajadores – dice Francesco Piobbichi – y a diez familias en el área. Tratamos de ayudar a todos los necesitados, ya sean trabajadores, principalmente de las regiones subsaharianas, el norte de África o Bulgaria, y familias italianas”.

Los agricultores de Rosarno donaron algunos de los productos que se han entregado, como las naranjas del proyecto Sos Rosarno (sosrosarno.org), y otros se suministran a través de los fondos de MH.

Las compras de alimentos entregadas “puerta a puerta” son una de las últimas iniciativas llevadas a cabo por el personal de MH en la región de Calabria. MH también ha pedido, por más de un mes a las instituciones políticas, el apoyo a los barrios marginales, donde cientos de trabajadores han estado viviendo durante años en precarias condiciones higiénicas y de seguridad, que se han vuelto mucho más peligrosas durante la pandemia de la COVID-19. Piden que las personas sean trasladadas a hoteles o fincas que han sido confiscadas del crimen organizado para evitar la propagación del coronavirus en estas comunidades vulnerables.

Mientras tanto, la situación es cada vez más difícil tanto en los asentamientos de trabajadores regulares como en los barrios marginales ilegales. La principal fuente de empleo del área es la cosecha de naranjas, y esta temporada ya casi ha terminado. Muchos de los trabajadores necesitan mudarse a otro lugar, donde hallarán trabajo en los próximos meses. Desafortunadamente, las restricciones gubernamentales establecidas para evitar la propagación incontrolada del SARS-Cov2 están obligando a los trabajadores a permanecer en el área de Gioia di Tauro. Al mismo tiempo, los salarios no son suficientes para tener ahorros, por lo que a medida que los trabajos se desvanecen, también lo hace el dinero de muchas personas que viven allí.

Como hay un momento para todo, tanto el personal de Mediterranean Hope como las y los trabajadores y refugiados esperan que este tiempo de incertidumbre por la salud de sus familias termine, y que vuelva la temporada de educación y lucha por los derechos humanos.

Redacción Mediterranean Hope

Traducción al español: María Camila Ulloa