“Convertirán sus espadas en arado, y sus lanzas en podaderas”. (Isaías 2:4) “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. (Mateo 5:9) Mientras el mundo atraviesa una vez más el dolor de la destrucción y la muerte causada…

Continuar leyendo