viernes 16 de agosto, 2019.

Centro Ecuménico “Agape.” Prali, Italia.

 

Fabio Medina. MEC de Barranquilla – Colombia.

Inicio este pequeño párrafo, agradeciendo grandemente por la oportunidad que la FUMEC-ALC me ha brindado de venir a Agape, pues la verdad ha sido de las mejores experiencias de mi vida, donde he disfrutado todo, he conocido personas maravillosas, he aprendido mucho sobre temáticas que son muy relevantes en el mundo de hoy, como el campamento Ultragender, el Teológico y el Económico. Agape es un lugar mágico donde aprendes, compartes y vives cosas únicas. Me queda el reto de compartir lo aprendido en mi ciudad. Siempre llevaré en mí esta experiencia. Agradezco una vez más a ustedes.

¡Dios les bendiga!

 

Claudia Morales Moreno, MEC de Cuba.

Para mi estar en Agape, ha sido primeramente todo un reto porque esta es la primera vez que salgo de mi país, por tanto, también la primera vez que estoy tan lejos de mi familia, pero este centro me ha dado la oportunidad de conocer a muchas personas de diferentes culturas y contextos, con las que ahora creamos lindos lazos de amistad.

Las temáticas abordadas en los campos han sido de gran interés para mí, ya que tienen mucha relación con nuestro contexto moderno, el trabajo del primer taller sobre genero fue muy interesante porque, aunque desde el MEC de Cuba hemos trabajando este tema, aquí tuvimos la oportunidad de intercambiar esas experiencias y enriquecer la que traía. El campo económico ha sido excelente para mi formación y reafirmó mis bases políticas, que apuestan por la solidaridad y la equidad.

 

Jorge González Nuñez, MEC de Cuba

Participar en los campamentos internacionales de Agape ha sido una experiencia asombrosa. Durante tres semanas hemos reflexionado sobre las temáticas de Género, Teología (bautismo) y Economía.  Tres campos que en apariencia pueden parecer desconectados, pero que sin dudas guardan una gran relación.

Ha sido una oportunidad muy especial para la construcción colectiva y el intercambio de ideas con jóvenes de muchos lugares del mundo. El hecho de poner en diálogo nuestras experiencias y proponer soluciones a conflictos comunes, sigue siendo un desafío para las juventudes y para el ecumenismo, ¡pero hemos decidido asumirlo!, en el afán de querer construir un mundo mejor, basado en igualdad de derechos, la inclusión y la justicia.

Daniel Almazan Lopez, MEC-Ciudad de México

Para hablar de mi experiencia en Agape, debo decir que ha significado un antes y después en mi forma de concebir el género, la teología ecuménica y las alternativas económicas. Desde la primera semana experimente el desarrollo de una nueva perspectiva en cuanto a la infancia transgénero, así como la participación en la inclusión. En la segunda semana el reto estuvo en poder acordar ciertos términos de participación en cuanto a la teología debido a que todos los participantes pertenecemos a diferentes denominaciones, a pesar de ello logramos convivir teológicamente en acuerdos de unidad y cooperación como una verdadera Eklesia Ekumenica. Por último, debo expresar que participar de la discusión de nuevas economías me motivo a poder iniciar la búsqueda de alternativas que ayuden al crecimiento sano de nuestras comunidades.