La FUMEC-ALC participó un diálogo sobre la vida y la fe entre jóvenes del sur y del norte global que se llevó a cabo del 27 de febrero al 12 de marzo. Este proyecto, diseñado por la FUMEC Europa y a la Universidad Ruhr-Bochum, aunó a 10 participantes de los MECs de Cuba, México y Australia quienes se encontraron para reflexionar y leer la Biblia desde sus diversos contextos y culturas, con la esperanza de encontrar acogida, orientación, refugio, comprensión mutua, desafíos para su día a día, sentidos y prácticas transformadoras.

Las y los jóvenes tuvieron la oportunidad de adentrarse en la Lectura Intercultural de la Biblia (LIB), método que “busca ser sensible al conjunto irreductible de voces en la narración bíblica; en el que el diálogo no se ve simplemente como una conversación entre dos MECs, sino que se entiende como una forma de ser; no es solo un paso hacia una acción común o un consenso, pero puede conducir a un proceso de crecimiento mutuo”, según explicó el Daniel Jara, Dr. Teología, Editor Principal de la revista MOZAIK de la FUMEC-Europa y Coordinador del proyecto de LIB de la Universidad Ruhr-Bochum.

Participantes del proyecto

La experiencia constó de tres encuentros virtuales en los cuales los grupos tuvieron discusiones interactivas sobre la unidad y la diversidad de la fe cristiana a partir del Libro de Hecho de los Apóstoles 15: 1-20, 36-41. El enfoque de esta lectura se dirigió no tanto al trasfondo histórico del texto sino a lo que “está delante” del texto, el efecto del texto en los nuevos lectores: lo que el texto les provoca, les llama la atención, les afecta, les toca profundamente, les enoja, lo que revela de su propia experiencia… La Lectura Intercultural de la Biblia busca estimular la interacción, no para favorecer encuentros exóticos, sino para potenciar el compromiso social de las, los participantes. Este aspecto se relaciona con el hecho de que la narración bíblica pertenece a una tradición ético-religiosa en la que las cuestiones relativas a la justicia y al advenimiento de un nuevo mundo son afirmados.

Esperamos que espacios como estos se multipliquen con otros MECs de la FUMEC global y entre MECs de la región de América Latina y el Caribe. La Palabra de Dios continúa siendo camino y horizonte para nuestro encuentro ecuménico y nuestra praxis transformadora.