“Convertirán sus espadas en arado, y sus lanzas en podaderas”. (Isaías 2:4)

“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. (Mateo 5:9)

Mientras el mundo atraviesa una vez más el dolor de la destrucción y la muerte causada por la guerra, la FUMEC expresa su profunda preocupación por la pérdida de vidas inocentes, el sufrimiento y la agonía que causa a las personas y al medio ambiente. Como Federación comprometida con la justicia, la paz y la integridad de la Creación; 

Nosotras y nosotros:

Denunciamos la invasión armada y la acción militar llevada a cabo por la Federación Rusa en Ucrania e instamos a Rusia a respetar las leyes internacionales y la soberanía nacional de las naciones y poner fin de inmediato a los ataques armados en curso.

Llamamos diligentemente al respeto de los derechos humanos de todas las personas dentro del territorio de Ucrania y en aquellos lugares donde se desarrollen conflictos relacionados con la guerra.

Denunciamos la represión y criminalización de las protestas sociales contra la guerra y llamamos al cese inmediato de los ataques de las fuerzas militares y paramilitares.

Llamamos a la Federación Rusa a establecer canales de diálogo para la desescalada de tensiones y para una inminente resolución del conflicto a través de medios pacíficos de diplomacia y diálogo.

Llamamos a la comunidad internacional, especialmente a la OTAN y al Consejo de Seguridad de la ONU, a iniciar un diálogo de manera justa y responsable, poniendo los intereses de las personas por encima de los intereses neoimperiales del mercado, particularmente el de las armas.

Denunciamos las campañas de desinformación y manipulación de la información, emprendidas por ciertos medios de comunicación globales.

Denunciamos y rechazamos toda forma de intereses imperiales involucrados en el conflicto y la guerra, especialmente aquellos que buscan la presencia militar y el control de territorios y recursos naturales de otras naciones.

Llamamos a las comunidades cristianas, las organizaciones religiosas y todas las personas de buena voluntad a denunciar la cultura de la guerra, el chovinismo militar, el odio y el miedo; a orar unos por otras, expresar su solidaridad con las víctimas de la guerra y la violencia, y actuar por la justicia, la paz y la integridad de la Creación.

Marcelo Leites – Secretario General de la FUMEC

Obispo Geevarghese Coorilos – Presidente de la FUMEC