El pasado 26 de Julio se llevo a cabo la marcha para exigir garantías para la vida de líderes y lideresas sociales y defendores de los derechos humanos en Colombia. Bajo el lema del “26 el grito” la red Defendamos la Paz convocó a la movilización internacional tras hacerse viral un vídeo de un pequeño de aproximadamente 10 años gritando al lado del cuerpo de su madre asesinada, María del Pilar Hurtado. En ese país han sido asesinadas 837 personas desde enero de 2016 a mayo de 2019, 702 de los cuales son líderes y líderesas sociales y 135 exguerrilleros firmantes de los acuerdos de paz entre las FARC y el gobierno de ese país.

El Movimiento Estudiantil Cristiano de Barranquilla marchó junto a DiPaz en este momento de crisis humanitaria que viven los y las defensoras de los territorios, las comunidades y los derechos de los más vulnerables. Edgar Barragan, miembro del MEC y estudiante de teología, compartió sobre la participación del grupo en esta marcha nacional.

 

¡Ey loco, no dispares! Grita un líder social antes de ser asesinado

Unidos por una Colombia que grita no a la violencia.

La movilización realizada el 26 de Julio, de la cual, el MEC Barranquilla fue parte, fue convocada en el desespero contra el desinterés, impunidad e indiferencia del gobierno de Colombia frente al creciente porcentaje de homicidios de líderes y lideresas sociales y defensores de derechos humanos en el país. En tan solo los primeros 100 días de gobierno del actual presidente Iván Duque, fueron asesinados 120 líderes y defensores de los derechos humanos. Por ello, el movimiento “Defendamos la paz” convocó a una marcha nacional en la cual por medio de actos simbólicos se diera a conocer el rechazo y repudio a la actual situación del país frente a los líderes y lideresas sociales.

Más allá de las estadísticas y contexto de nuestro país; del cual existe abundante información en la red, quisiera expresar también un poco de la vivencia de la marcha, ya que en esta se hicieron grandes manifestaciones que permitieron perpetuar y exaltar la importancia y el gran valor de todos los líderes sociales caídos a causa de la intolerancia y violencia irracional de unos pocos. En la marcha se proclamó la necesidad de seguir adelante; como el apóstol pablo enseño en la carta a los Romanos capitulo 12:21 “vencer el mal, con el bien”.

Marcharon en unidad una gran variedad de partidos políticos, cosmovisiones e ideologías, con un solo sentir, un solo dolor y un solo fin: el rechazo a la violencia. Estos distintos grupos, gritaron, danzaron, elevaron pancartas, poemas, y al son de tambores y rimas se gritó por el derecho a pensar distinto, a vivir de forma distinta, a desear un país diferente sin el temor a ser asesinado, partiendo del ideal que la diversidad enriquece la cultura y que además está proclamada en la constitución política de nuestro país.

La macha terminó con normalidad en la ciudad de Barranquilla, se demostró que se puede protestar, marchar y rechazar sin la necesidad de emplear la violencia. Como MEC Barranquilla nos unimos a este gran clamor con pancartas, y gritos, y tuvimos la oportunidad de conocer otros movimientos que nos enriquecieron y así mismo nosotros a ellos, dejando claro que el MEC es un movimiento dispuesto a salir a protestar en contra de las injusticias siempre que sea necesario #DesafioqueAceptamos