El cambio climático es un hecho y les jóvenes a nivel mundial sabemos que seremos nosotres quiénes lo sufriremos mayormente. Por eso el pasado 20 de septiembre la juventud mequense en Argentina y Colombia estuvimos presentes en la calle exigiendo a nuestros gobiernos políticas para desacelerar el calentamiento global.

En la FUMEC ALC hemos venido haciendo un proceso de fortalecimiento de capacidades con nuestro proyecto de Eco Justicia en el que trabajamos y ejecutamos pequeños proyectos relacionados con la ecología, la economía y el ecumenismo. Entendemos que la Eco Justicia es un proceso en el que aquellos que más tienen y han aportado mayoritariamente al calentamiento de la tierra deben tener mayor responsabilidad, es decir, los procesos ambientales y ecológicos están estrictamente relacionados con la justicia económica y social.

Hoy, en nuestros países, las personas que han sido más afectadas por inundaciones, derrumbes, intoxicaciones por agrotóxicos, desplazamientos forzados para plantaciones extensivas o ganadería extensiva han sido las poblaciones y comunidades más vulneradas históricamente. En América Latina, además, los líderes y lideresas que han iniciado procesos de cuidado de los territorios y resistencias ante el avance de las grandes corporaciones están siendo asesinadas.

Por todo esto, entiendo que no hay duda de que nuestra incidencia debería estar enfocada en la exigencia de cambios estructurales porque la crisis que estamos ad portas de vivir no se frena solo reciclando sino cambiando todo el sistema productivo mundial que hoy depende de los combustibles fósiles.

Exigir a nuestros gobiernos y a los organismos internacionales es nuestro derecho.

¡Nos vemos en las calles!

Por: María Camila Ulloa