En el marco del programa regional “Juventud por Eco Justicia y Paz”, el Mec Bogotá realizó en el 7 de abril su 6ta versión de la Paztelería que tuvo lugar en Pasquilla, territorio que se ha visto más afectado por el crecimiento del relleno sanitario “Doña Juana”. Asimismo, ha realizado caminatas ecológicas que de la mano de la PAZtelería, nos llevan a reflexiones sobre el cuidado de la naturaleza y la importancia de generar acciones de cambio.

Pasquilla y Pasquillita son dos veradas del sector rural de Bogotá, que al contrario de lo que imaginamos esta zona es el 76% de la ciudad, es un conector ambiental entre la zona andina del país y los llanos al oriente colombiano. Estas veredas que mencionamos se encuentran ubicadas en el borde occidental del valle del río Tunjuelo, al sur de la ciudad, y pertenecen a la localidad Ciudad Bolívar, una de las más deprimidas social, económica y ambientalmente. Además de ser vecinas del Tunjuelo también son cercanas a las represas de La Regadera y el embalse de Chisaca, esto se traduce en que es una zona de reserva acuífera esencial para la ciudad. Sin contar que hace parte del gran páramo de Sumapaz, principal y más grande reservorio de agua del planeta.

Destinamos esta versión de la Paztelería para abordar la problemática ambiental de los rellenos sanitarios, y en particular el de Bogotá. Movernos al territorio significó solidarizarnos en una relación de afecto con quienes han aguantado en silencio por más de 3 décadas los desperdicios de los que vivimos en la ciudad. Significó un replanteamiento de nuestras prácticas y hábitos de consumo que redundan, en promedio, en 7 mil toneladas de basura diarias.

Esta es zona veredal de sub páramo que ha sido afectada por la producción agrícola de productos como la papa y la madera de pino y eucalipto, también, se ha caracterizado por la minería a cielo abierto de arenas para el sector de la construcción. También los suelos han sido mal utilizados para la ganadería provocando erosión. Es por esto que escogimos el Cubio como producto que nos llevó a la reflexión de esta Paztelería.

El Cubio es un tubérculo cultivado en zonas andinas ubicadas a más de 2.800 m.s.n.m, es un fruto que resistió en las mesas de los más pobres y excluidos de la sociedad y ayudó a nutrir generaciones con su rico aporte nutricional: almidones, azúcares, proteínas y vitamina C, además ayuda a prevenir y controlar enfermedades como el ácido úrico, colesterol, purifica la sangre y desinflama la próstata.

El desafío en esta Paztelería fue encontrar un nuevo sabor en el alimento, ya que la cultura nos enseñó a que este tenía mal sabor y era “comida de pobres e indios”. Y desafiamos este prejuicio consientes que el sabor y el saber van unidos, y que muchas veces necesitamos saber qué, cómo, por qué y para qué comemos para entender los nuevos sabores. Por esto hicimos una crema de Cubio, receta fácil, barata y deliciosa.

La solidaridad con los habitantes de Pasquilla y el sabor y el saber van unidos, y que muchas veces necesitamos saber qué, cómo, por qué y para qué comemos para entender los nuevos sabores. Por esto hicimos una crema de Cubio, receta fácil, barata y deliciosa.

La solidaridad con los habitantes de Pasquilla y Pasquillita, entendiendo sus problemas y comprometiéndonos con sus soluciones hizo que compartiéramos la mesa como acto central de la espiritualidad cristiana.

Lc 24: 30 Y aconteció que, estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan y lo bendijo, lo partió, y les dio. 31 Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista. 32 Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras? 33 Y levantándose en la misma hora, volvieron a Jerusalén, y hallaron a los once reunidos, y a los que estaban con ellos, 34 que decían: Ha resucitado el Señor verdaderamente, y ha aparecido a Simón. 35 Entonces ellos contaban las cosas que les habían acontecido en el camino, y cómo le habían reconocido al partir el pan.

 

Receta: Crema de Cubios Para 4 porciones: ½ taza de cubios cortados en rodajas 2 tazas de leche 1 taza de caldo de gallina, pollo o res 1 taza de papa pastusa pelada y picada en cubos ½ libra de cebolla cabezona 1 cucharada de mantequilla, sal, pimienta, perejil al gusto. Preparación: Sofreír en mantequilla la cebolla hasta su transparencia. Agregar el caldo y la leche poco a poco y cocinar en fuego alto hasta hervir. Una vez hirviendo se pone la papa y el cubio hasta que estén blandas. Licue la mezcla y cocine 10 minutos más a fuego lento. Rectificar la sal, picar perejil y poner pimienta al gusto.