Colombia se encuentra en el marco de las elecciones presidenciales, en lasque no sólo se juega la implementación de los acuerdos de paz firmados con las FARC sino también la búsqueda de una paz con justicia social. Las organizaciones de la sociedad civil colombiana reconocen que el acuerdo de paz y su implementación se encuentran en una situación de vulnerabilidad. Algunas de las Organizaciones Basadas en la Fe en el marco de Diálogo Intereclesial por la Paz, se encuentran bajo amenazas institucionales y personales.

 

 

Acciones de Incidencia durante el 23 y 27 de abril de 2018:

A principios de Abril, la detención de uno de los voceros y negociadores del acuerdo de Paz, Jesús Santrich, miembro del ahora partido político Fuerzas Alternativas Revolucionarias del Común (FARC) quien además ocupará una banca en el senado, entre los 10 lugares que el pacto político del acuerdo garantiza a las FARC en la salida del conflicto, ha puesto en la cuerda floja la implementación y las garantías del acuerdo para los integrantes de las FARC.

Santrich fue arrestado bajo la presunción de tráfico de drogas por mandato de la Fiscalía General de la Nación aduciendo pruebas que desde Estados Unidos se proveían, incluyendo el pedido de extradición. Sin embargo las pruebas contra Jesús Santrich son inexistentes o en todo caso no han sido expuestas por la Fiscalía a los órganos competentes en procesos de justicia transicional. Uno de los puntos importantes a tener en cuenta es que los delitos cometidos bajo el periodo de conflicto son juzgados por la JEP -Jurisdicción Especial de Paz-que es el órgano encargado de administrar justicia restaurativa en este tipo de casos, por lo tanto no le compete la acusación, ni la detención a las justicia ordinaria.

Nota: Justicia Especial de Paz (JEP) Órgano creado con el fin investigar, esclarecer, perseguir, juzgar y sancionar violaciones al DIH en el marco del conflicto armado. Entre los acuerdos de Paz, se ha creado el órgano que imparte justicia dentro del sistema de garantías, fin del conflicto y no repetición, la JEP Órgano competente para juzgar cualquier caso relacionado con el conflicto armado y el acuerdo de paz.

Se analiza esta situación como posible montaje, al no presentarse hasta el momento prueba alguna sobre los cargos. Algunos datos más:

Jesús Santrich, por su propia protección, tiene vigilancia absoluta del Estado y en las fechas en las que se le acusa haber mantenido reuniones que implican la asociación para el tráfico de drogas, él no se encontraba en el lugar. Santrich es uno de los encargados de establecer alianzas con organizaciones sociales y privadas para la realización de acuerdos productivos de pequeña escala para los desmovilizados, tal como se establecen en el acuerdo.

Su detención y encarcelamiento resultó en una huelga de hambre por parte de Santrich, que al día 28 de abril 2018 ya llevaba 20 días. La presidenta de la Jurisdicción Especial de Paz, ha abogado y apuntado la no competencia del Procurador General para detener y/o juzgar a Santrich y ha buscado por todos los medios para que el caso santrich , pase a ser analizado – junto con las pruebas- por la Jurisdicción Especial por la Paz.

El Problema:

Analizando la situación junto con las organizaciones sociales, defensores de derechos humanos y DiPAZ se sostiene que sí el caso se consumase en la justicia ordinaria, no sólo se violaría el Acuerdo de Paz, sino además, sería un caso testigo o “leading case” y generaría jurisprudencia para otros casos en que líderes del partido político FARC sean perseguidos, acusados, y juzgados por la justicia ordinaria. Esto acabaría con el Acuerdo de Paz, su implementación y por lo tanto se podría suponer el regreso al conflicto armado como peor escenario posible. Ya que es el punto más sensible del acuerdo de Paz en el marco preelectoral que vive Colombia en estos días.

El día 23 de abril un grupo de representantes internacionales miembros de DiPAZ y organizaciones locales que la integran se reunieron -la FUMEC ALC es un miembro co-dialogante de DIPAZ- con defensores de Derechos Humanos y abogados de Jesus Santrich para entender más la situación y el estado médico del acusado. Todo en el marco del foro de acción noviolenta organizado por DIPAZ y reconociéndose como acciones humanitarias no partidarias aquellas que luego se emprenderían.

El día 24 de abril, nos reunimos internamente DiPAZ local con los miembros internacionales para generar acciones de incidencia. Se establecieron algunos puntos:

1. Visita a la presidenta de la JEP (Jurisdicción Especial por la Paz) para expresarle nuestro apoyo al trabajo de justicia transicional y restaurativa, la defensa humanitaria de las personas que están siendo perseguidas por la justicia ordinaria y el juego político electoral como en el caso Santrich. La visita se dio el día 26 de abril y un grupo de internacionales fuimos recibidos en las oficinas de la JEP.

2. 27 de abril: Visita humanitaria a Santrich, con quien se especulaba pocos días de vida debido a la huelga de hambre que emprendió. En primer lugar se visitó la cárcel “La Picota” donde está en aislamiento. Se tramitaron todos los permisos correspondientes y la visita ocurrió el día 27 de abril. Sin embargo, Jesús Santrich había sido trasladado al hospital más cercano por su estado de Salud. Ese mismo día el grupo internacional de DiPAZ y locales buscamos los permisos correspondientes para la visita humanitaria en el Hospital “El Tunal” de Bogotá. El hospital estaba totalmente militarizado y se nos denegó la visita humanitaria.

3. 27 de abril: Carta firmada a Jesús Santrich por las Organizaciones Basadas en la Fe internacionales que visitaron el hospital. Al mismo tiempo se concedió entrevistas con las dos cadenas de televisión más grandes de Colombia frente al hospital donde abogó por los derechos de los detenidos, el régimen de encarcelamiento y la situación humanitaria. Se denunció la negación para la visita humanitaria, incluso teniendo los permisos correspondientes.

4. El 2 de mayo se recibió una respuesta de Santrich agradeciendo el intento de la visita y la carta pastoral enviada.

Organizaciones participantes: Comunión Mundial de iglesias Reformadas (WCRC) Iglesia unida de Cristo- Discípulos de Cristo. (UCC) World Vision, FUMEC, Consejo de Iglesias de Cuba, Consejo Latinoamericano de Iglesias, Consejo Mundial de Iglesias y Federación Luterana Mundial. Organizaciones de DIPAZ nacionales.