Matanzas, 19 de julio de 2018

 

Llamado a la Acción

Nosotras y nosotros, representantes de la juventud latinoamericana y caribeña inconformes con las injusticias y con un compromiso transformador, participamos del “Seminario juvenil sobre diaconía ecuménica y desarrollo sostenible”, celebrado del 15 al 20 de julio en el  Seminario Evangélico de Teología (SET) de Matanzas, Cuba. Inspirados por nuestra fe y nuestro compromiso diaconal, nos dimos cita jóvenes de Brasil, Colombia, Cuba, Jamaica, México, Paraguay, Uruguay y Venezuela, en representación de diversas denominaciones, organizaciones e instituciones ecuménicas tales como: presbiteriana, metodista, menonita, cuáquera, luterana, la iglesia de Dios, valdense, bautista y episcopal, Centro Emmanuel, Faculdades EST, FUMEC-ALC, Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba, Parque XVII de Febrero,  Consejo de Iglesias de Cuba, Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo, Centro Kairós, Seminario Evangélico de Teología de Matanzas y la Iglesia Metodista Unida-Ministerios Globales.

Desde nuestra perspectiva juvenil, trabajamos algunos aspectos del documento del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), titulado “Diaconía Ecuménica” y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) promovidos como parte de la agenda de la Organización de las Naciones Unidas hasta el año 2030. Como parte de esta reflexión y reconociendo el trabajo de las instancias internacionales, organizaciones ecuménicas e inter-religiosas, levantamos nuestra voz de manera crítica y profética planteando recomendaciones concretas a dichos documentos que sostienen un posicionamiento contra todas las injusticias en nuestros contextos locales, regionales, y globales. (Ver síntesis adjunta).

Nos comprometemos a promover una diaconía fundamentada en los pilares bíblicos-teológicos liberadores y contextuales, que también comparten los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Afirmamos que los jóvenes no somos solamente el futuro de la Iglesia, sino que somos parte en este peregrinaje por la justicia y la paz también en el presente. Como resultado de este seminario, hacemos un Llamado a la Acción a las juventudes, iglesias, organizaciones e instituciones ecuménicas, para seguir generando conciencia sobre la importancia de la diaconía en pos de comunidades justas y sostenibles, considerando necesario:

  • Mantener y crear espacios de formación, fortaleciendo las capacidades de liderazgo para desarrollar y alcanzar estrategias alternativas que propicien una acción diaconal desde las y los jóvenes, buscando sensibilizar a las demás personas frente a las realidades de nuestros contextos.
  • Defender el derecho de los jóvenes a participar activamente en la labor diaconal, estimulando protagonismo en instancias institucionales, reclamando voz en la toma de decisiones que incidan en nuestras realidades.
  • Promover acciones diaconales justas e integrales, no asistencialistas, que escuchen las necesidades reales de los sujetos vulnerables y los involucren junto a la comunidad como agentes de transformación.
  • Animar a diseñar políticas y protocolos en las iglesias e instituciones ecuménicas que garanticen los derechos plenos a cada individuo, tales como política ante el acoso sexual, política de género, códigos de conducta y desarrollo de capacidades, entre otras, que den fe de nuestro compromiso cristiano por la justicia y el buen-vivir.
  • Promover alianzas con instituciones y experiencias en el ámbito ecuménico, político y de la sociedad civil que nos permitan impulsar el trabajo en red, compartir metodologías, y lograr un mayor impacto y efectividad en el quehacer diaconal.
  • Asumir una postura profética, a través de la denuncia de las actuales tendencias neoliberales y colonizadoras que generan prácticas de desigualdad económica y social en el mundo y dañan a la creación, buscando una economía justa y solidaria a través de estrategias comunicacionales, métodos alternativos de producción y consumo, entre otras.
  • Utilizar las plataformas comunicativas de nuestras organizaciones y de las aliadas para compartir nuestras acciones y visibilizar todos los resultados.

Con estos compromisos reconocemos que aún queda camino por recorrer, procesos ecuménicos y diaconales que construir. La juventud seguirá en su vocación profética y en su peregrinar por hacer posible el Reino de paz y justicia que anhelamos y soñamos en Cristo Jesús.

“Porque del mismo modo el Hijo del Hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por una multitud” Mateo 20.28 (Versión Dios Habla Hoy)